Un encuentro intenso
con la realidad
Dedicados a la necesidad imperitiva de retorno natural y
revolucionario del hombre a su Mente Universal inherente.

No lo sé

Soy responsable

El secreto de la salvación

No hay afirmación que el mundo tema oír mas que ésta:

No sé lo que soy, por lo tanto,
no sé lo que estoy haciendo,
dónde me encuentro,
ni cómo considerar al mundo o a mí mismo.

Sin embargo, con esta lección nace la salvación. Y lo que tú eres te hablará de Sí Mismo.

Esto es lo único que tienes que hacer para que se te conceda la visión, la felicidad, la liberación del dolor y el escape del pecado.

Di únicamente esto, pero dilo de todo corazón y sin reservas, pues en ello radica el poder de la salvación:

Soy responsable de lo que veo.
Elijo los sentimientos que experimento y decido
el objetivo que quiero alcanzar.
Y todo lo que parece sucederme yo mismo lo he
pedido, y se me concede tal como lo pedí.

El secreto de la salvación no es sino éste:

Que eres tú el que se está haciendo todo esto a sí mismo.
No importa cuál sea la forma del ataque, eso sigue siendo verdad. No importa quién desempeñe el papel de enemigo y quién el de agresor, eso sigue siendo verdad. No importa cuál parezca ser la causa de cualquier dolor o sufrimiento que sientas, eso sigue siendo verdad. Pues no reaccionarías en absoluto ante las figuras de un sueño si supieses que eres tú el que lo está soñando.

No importa cuán odiosas y cuán depravadas sean, no podrían tener efectos sobre ti a no ser que no te dieses cuenta de que se trata tan sólo de tu propio sueño.